domingo, 17 de julio de 2011

Limitar el roce en los pies

No cura, pero sí que mejora de manera muy notable el confort de los pies, aunque en esta tarea no debemos dejar de resaltar la importancia que tiene también la elección del calzado. Esta bolsa de algodón será de igual utilidad en los viajes, para transpor- tar los zapatos en una maleta.

Suela: Flexible, de goma para que amortigüe el impacto, sobre todo a nivel del talón, que es donde mayor presión reciben; por eso tienen con frecuencia hiperqueratosis y helomas. También esta alteración en el sistema nervioso periférico puede provocar una sensación de calambres y hormigueos en las piernas y en los pies. Es necesario probar los dos zapatos. Según su locali- zación, recibe distintos nombres: callo o heloma (localizado en el dorso del pie, doloroso y pequeño, no desaparece espon- táneamente al eliminar el agente causal, el roce), dureza (cualquier localización, principalmente zona plantar a la altura del talón y cabeza del primer y quinto metatarsiano) u ojo de gallo (hiperqueratosis interdigitales por malposiciones de los dedos).

Úlcera en pie diabético. Hiperqueratosis. Valoración y prevención de los problemas de los pies del anciano En el domicilio Alteraciones de los dedos Las más frecuentes son: hallux valgus (fig. Asimismo, debe ser suficientemente ancho, tanto de antepié como de puntera. Efecto transpiración: Se da una “mayor transpiración en los pies”. Al rellenar la tabla en la casilla del peso colocarías en Newtons todo tu peso (ya que el apoyo es monopodal). Si lo hacemos de una manera habitual y logramos caminar alrededor de hora y media al día, mejoraremos nuestro estado físico y conseguiremos una mayor calidad de vida. Si pensamos que este objetivo es demasiado ambicioso, podemos plantearnos paseos de 30 a 60 minutos, al menos tres veces por semana. Una vez tengamos claro que vamos a hacer ejercicio –el médico nos ha dicho que no hay ninguna contraindicación–, conviene echar un vistazo a nuestros pies. El cuidado de los pies es siempre fundamental, pero para una persona con diabetes lo es aún más.

El caso es que personas con bajo riesgo de desarrollar pie diabético reciben información que no es relevante para su situación actual, y aquéllos que corren un alto riesgo reciben un asesoramiento demasiado superficial para sus necesidades. Así, pedir a una persona que se examine los pies todos los días, vaya al podólogo con regularidad y limite el tiempo que camina es un tratamiento óptimo si tiene lesiones nerviosas graves de origen diabético (neuropatía). Los calcetines diseñados para diabéticos pueden tener en su construcción estas características y, por tanto, te permite disponer de un mayor confort para los pies. Existen en el mercado calcetines que cumplen estas características y que están reconocidos por la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE) y que a su vez están respaldados por los comentarios favorables de sus usuarios. Al principio, use los zapatos sólo una ó dos horas diarias. Antes de ponerse los zapatos, toque el interior de los mismos y asegúrese de que no tengan bordes cortantes u objetos que puedan lastimarle los pies.

Los calcetines son el mejor complemento a los zapatos, ya que pueden evitarle las ampollas. General- mente, ocurre en el anciano por alteraciones de la extremidad inferior secundarias a sobrepeso, artritis reumatoide o fracturas. Pie cavo : pie con arco plantar longitudinal de altura excesiva, que sobre todo se apoya en el talón y en la base del antepié. En el anciano, se origina una sobrecarga, por lo que aparecen dedos en garra e hiperqueratosis en la zona plantar (fig. También se manifiesta una agradable sensación de pie seco en aquellos casos en que haya síntomas de sudoración. ¿Qué más añadiría sobre estos calcetines? Hace ya más de 25 años que estoy vinculado al sector textil en la venta de calcetería y hace siete años que inicié con gran ilusión este nuevo proyecto tan especializado como son los “calcetines para diabéticos”. Nos ayudan a mejorar la calidad de vida, porque contribuyen a que podamos andar y desplazarnos sin que nos duelan o molesten los pies.

Los calcetines son los responsables de ofrecernos una capa extra de protección entre el zapato y el pie. Universidad de Castilla la Mancha. La moda no es sinónimo de comodidad. Conviene recordar además una nor- ma básica: es aconsejable comprar el calzado por la tarde, cuando el pie esta más hinchado, para que se ajuste a las necesidades del pie. Función, no estética (1) Heloma: Engrosamiento de la piel, compuesto por células mue rtas, queratinizadas, descamadas e impactadas en zonas de roce y fricción con un núcleo central duro, llamado coloquialmente “clavo” que se introduce hacia tejidos subepidérmicos. Debe extremarse el cuidado de los pies, evitando la manipulación no controlada, sobre todo en el corte de uñas (lo que podría dar origen a lesiones cutáneas de lenta cicatrización). Agentes externos. Todas las costuras y refuerzos del calcetín están diseñados para que NO se encuentren en la parte interna del calcetín, evitando con ello cualquier tipo de molestia interna.

Eso lleva a una pérdida de sensibilidad, que evita la puesta en marcha de los mecanismos habituales de defensa ante la posible agresión de estas fuentes externas de calor. Quebrante de puntera: Esencial para el despegue. Cepíllelos enton- ces con pasadas cortas en la dirección del corte del ante. La intervención dura entre 20 y 30 minutos, el paciente puede salir por su propio pie del centro clínico y el tiempo de recuperación postquirúrgica es de unas 3 a 4 semanas. Cuida de tus pies a diario «Hay más de 100 elementos anatómicos en el pie que limitamos al meter en la caja del zapato y que pierden movilidad. Es recomendable escoger un tipo de calcetín con un grosor que permita proteger el pie y no haga presión sobre el pie o los dedos. Materia del calcetín. Pueden presentarse: Uñas encarnadas u omnicocriptósicas : suelen tener forma de teja, y los picos se clavan en el rodete ungueal. En el calzado deportivo existen en el mercado plantillas pronadoras o supinadoras. Cuaderno de Prácticas de Biomecánica de las Técnicas Deportivas. Facultad de Ciencias del Deporte.

Coloque el calzado encima del vapor. La razón: el daño que pueden causar las complicaciones de la enfermedad a vasos sanguíneos y nervios. Por eso podemos asegurar un mayor confort del pie para la persona que lo usa y también una protección total frente a la posibilidad de que se produzcan heridas o rozaduras. Si se tiene dificultad para realizar un buen examen, puede ayudarse de un espejo. Durante estos siete años he tenido la oportunidad de mantener contactos personales a través de ventas directas con numerosas personas que han consumido nuestros productos y puedo afirmar que, de forma mayoritaria, las opiniones de uso han sido siempre muy favorables. Centro de Salud Canal de Panamá. Frío en los pies: En climas o días fríos, usar calcetines diseñados para diabéticos para dormir si los pies se enfrían. Además, se pueden producir deformidades en los pies, como dedos en garra y dedos en martillo, que son puntos de presión anormales que pueden ocasionar ampollas y rozaduras.

Hay que elegir materias que permitan mantener los pies confortables y secos, para evitar la proliferación de bacterias que se pueden reproducir en ambientes con mayor grado de humedad. Otro aspecto destacado en la elección del calcetín es el tipo de material en que está fabricado. Por dentro no tiene que tener costuras para evitar que friccione sobre la piel y salgan ampollas. Pala: Mejor que sea de una pieza sin costuras y, en el caso de que las haya, tienen que ser finas, que no tenga grosor el hilo, para evitar traumatismos en la piel. En función del nivel de riesgo, los consejos serán diferentes. El interior es totalmente liso, sin ningún tipo de costura ni cosidos. El calzado debe ser cómodo desde el primer día, y la aparición de rozaduras y ampollas no la podemos considerar normal. El calzado debe ser de materiales transpirables y flexibles. Elija calcetines: De material absorbente, muy suave y que no pueda producir alergias ni rozaduras.

De grueso suficiente, para proteger el pie dentro del zapato y para que éste no apriete en ninguna parte del pie. Sin costuras, para evitar la rozadura con los dedos. Con tejido afelpado en la planta, que permita un apoyo más mullido. Gassol, fabricante de medias y calcetines desde 1895, y pionero en el desarrollo de productos y técnicas de fabricación, ha desarrollado un calcetín especialmente para diabéticos, bajo la marca CANNON. Se recomienda elegir materiales sintéticos modificados, como la fibra acrílica, que permite una evaporación de la humedad del pie y lo mantiene fresco y seco durante su uso. Si el calzado le resulta cómodo cuando sus pies están hinchados, probablemente será cómodo durante todo el día. l Ablande los zapatos nuevos poco a poco, usándolos no más de una hora al día durante varios días. l Cambie su calzado y sus calcetines todos los días. Debe evitarse cualquier prenda que quede demasiado apretada por debajo de la rodilla Materia del calcetín.

Deben adaptarse, asi- mismo, a los efectos de enfermedades congénitas o adquiridas, al envejecimiento, al estrés impuesto por las actividades y ocupaciones a lo largo de la vida y a la incompatibilidad entre anatomía y calzado moderno, que hace que haya aumentado el número de personas que presentan afecciones a causa de sus pies. Entre las modificaciones y alteraciones que más inciden en las enfermedades de los pies destacan: Modificaciones por el envejecimiento En el pie, con el paso del tiempo, se produce una atrofia de las células fibroadiposas del talón que condiciona un hiperapoyo sobre el hueso calcáneo; una disminución de la movilidad de las articulaciones del metatarso y tarso por los cambios dege- nerativos del cartílago y una atrofia muscular. Alteraciones por enfermedades generales En muchos casos, el pie puede ser la localización primaria de síntomas y complicaciones, como ocurre con enfermedades Valoración y prevención de los problemas de los pies del anciano.

Es una patología frecuente derivada del uso de calzado, la falta de ejercicio con los pies descalzos, que sólo se liberan de los zapatos rígidos en verano, y de la pérdida de la musculatura de los dedos de los pies. De esta manera, el pie se adapta al zapato y si hay alguna zona más «comflictiva» podemos ponerle remedio antes del día D. Anti-rozaduras: En las farmacias y parafarmacias hay cremas protectoras que proporcionan una película con el efecto de una segunda piel o un poquito de vaselina antes de ponernos los zapatos tienen también un efecto preventivo. Pinkies: Como llevar calcetines en verano puede ser un verdadero suplicio, siempre se puede recurrir a los clásicos pinkies que usaban nuestras madres y abuelas. No se utilizarán ligas, ya que dificultan la circulación. Son recomendables calcetines que protejan de rozaduras y eviten la humedad provocada por el sudor. Esto lleva a que la musculatura del pie femenino pierda tono y si a esto se une el uso de un calzado menos anatómico, aumenta el riesgo de la afección.

«Lo ideal para prevenirlo es que a partir de los 40 años si se detecta que empieza a desviarse el dedo, se presenta algo de dolor o roce del zapato, se acuda al podólogo. Nunca se deben comprar zapatos que no tengan un ajuste adecuado esperando que éstos se estiren con el tiempo, ya que una neuropatía puede impedir que el diabético sienta la presión proveniente de calzados muy ajustados. presión y no tengan zonas de rozamiento. l Usar calcetines para dormir si los pies se enfrían.

El calzado femenino no ha de ser completamente plano, el tacón debe ser ancho y no debe tener más de tres centímetros de altura. Con grosor para no notar las irregularidades del suelo, y con dibujo para evitar caídas y resba- lones. Sus tacones actúan como amortiguadores durante cada paso, sobre todo cuando se ejecuta en cemento. De otro modo, si la persona tiene problemas de visión y menos capacidad para detectar el dolor, es posible que no note cortaduras o protuberancias menores. l Proteger los pies con zapatos cómodos, que ajusten adecuadamente. De esta forma evitaremos la posibilidad de provocar pequeñas erosiones en la piel.

No se utilizará calzado con suela rígida, ya que el niño todavía no ha comenzado a andar. Preandantes (1.5 meses- 3 años), infantes (4-7 años), niños (7-14 años) y adultos. El material de corte: Tiene que ser de cuero para proporcionar flexibilidad, resistencia y transpira- ción. This will affect the way in which the person with EB is able to walk. Cuando se produce una fase de hinchazón, responde con suavidad y se ajusta a la nueva situación sin producir ningún tipo de apretura. l Otra ventaja adicional es que el acrílico que usa incorpora tratamientos antibacteriológicos que permiten añadir esta cualidad a los calcetines impidiendo las posibles infecciones en el caso de producirse heridas en los pies. Los calcetines CANNON están reconocidos por la FEDE (Federación de Diabéticos Españoles) y la ADC (Associació de Diabètics de Catalunya) y tiene asignado código nacional por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

Por lo general, se utilizan productos específicos para los pies que contengan urea, lanolina o vitamina F. ¿Hay que traer material? No ¿Se recogen resultados para el cuaderno? No 6, Dudas frecuentes y sus respuestas : Sentido de la fuerza de rozamiento. El cuidado de los pies es fundamental. Zapatos con puntera ancha permiten un espacio adecuado para cualquier inflamación que pueda ocurrir. Si quiere disponer de más información sobre estos productos, lo puede encontrar en: Más consejos útiles l Evitar el uso de soluciones antisépticas en los pies, por ser altamente cáusticas, ya que pueden causar daños en la piel. l Quitarse los zapatos y los calcetines durante las visitas médicas para recordarle al médico que debe examinar los pies. l Evitar también la aplicación de compresas calientes o botellas con agua caliente sobre los pies. Se recomienda elegir materiales sintéticos modificados, como la fibra acrílica, que permite una evaporación de la humedad del pie y lo mantiene fresco y seco durante su uso. Es recomendable cambiar las medias o calcetines a diario.

Calzado El uso de calzado inadecuado es la causa más frecuente de úlceras en los pies. El calzado tiene una función protectora del pie frente al medio externo. No se puede dar recomendaciones generales a todos los pacientes, sino que se debe elegir el tipo de calzado según el tipo de pie. Jamás se debe caminar descalzo. Otros aspectos a tener en cuenta Evitar focos directos de calor, como estufas o bolsas de agua caliente, ya que, debido a la pérdida de sensibilidad al dolor, al frío o al calor, el paciente se expone al riesgo de quemaduras. El sujeto debe saber que cualquier herida es potencialmente un grave problema. Ante cualquier problema, se recomienda consultar al equipo asistencial. No dispone de ninguna costura interior del calcetín en contacto con el pie para evitar la formación de ampollas. En el calcetín diseñado para diabéticos, la materia utilizada en su fabricación es un acrílico especial Duraspun, que permite evacuar la transpiración del pie, con lo cual mantiene el pie seco en todo momento.

Los calcetines o medias cortas no deben tener refuerzos o costuras en su parte interior para evitar que se produzcan rozaduras, que pudieran derivar en llagas. Zapatos. A la hora de elegir el calzado es importante tener en cuenta las diferencias personales: el calzado será diferente según la edad y la actividad que se vaya a realizar, explican desde el Consejo Superior de Colegios Oficiales de Podólogos. Basta con aplicar una tira de cinta adhesiva de celulosa (celo) sobre la raya de tinta, pegarla bien, y arrancarla tirando con un golpe seco. El pegamento: mismo procedimiento que con el chicle, introducir el zapato en el congelador para endurecer la cola, y a continuación rascarlo de la superficie de la piel. Las manchas de sal de la nieve deben limpiarse enseguida con agua tibia. Las manchas o rayas negras (procedentes del roce con pedales, escaleras, suelas, etc.) en los zapatos de pieles aterciopeladas se borran con una goma especial para estas pieles.

Las manchas a base de azúcar se limpian con agua tibia. Si el zapato destiñe, por ejemplo los zapatos oscuros sin forrar pueden teñir los calcetines claros, vaporice con laca para el cabello el interior de los zapatos y deje secar bien. La manchas de sangre se quitan con agua fría y jabón Objetivos : Mostrar como calcular el coeficiente de rozamiento estático del calzado a partir de una tabla que se va inclinando progresivamente.

Material que se emplea en la práctica : Una tabla que puede variar su grado de inclinación. Al decidir la compra de los zapatos, recomendamos lleve consigo los calcetines que debe usar y haga su compra por la tarde, que es el momento del día en que los pies se encuentran en su fase de más hinchazón NUNCA debe usarse suela de cuero, ya que triplica el impacto del suelo en el pie y puede provocar lesiones. Horma: tiene que proporcionar un buen ajuste entre el pie y el calzado. Pueden producirse quemaduras que la persona no percibe.

Higiene. El podólogo es el profesional sanitario especializado en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de los pies. Las uñas demasiado largas, demasiado cortas o mal cortadas, pueden dar problemas y ser causa de infecciones y complicaciones en estos pacientes. Además de la deformidad otros síntomas incluyen roces del zapato en la zona dorsal del dedo, callosidades, ampollas y la uña de los dedos también puede verse afectada volviéndose atrófica más gruesa y dura por una lesión en la lámina ungueal.

Cuando los dedos en martillo no se pueden corregir con métodos conservadores el tratamiento pasa por una cirugía ambulatoria realizada con anestesia local y en la que practica una incisión dorsal en el dedo para recolocar las estructuras. El nuevo calcetín ha incorporado todas las nuevas técnicas existentes. El calcetín diseñado para diabéticos de Gassol, por su construcción permite que no apriete en ningún momento, por lo que no presiona al pie, a pesar de que éste aumente de tamaño.

El tipo de punto, la forma en que ha sido tejido, permite un ajuste del tejido del calcetín al pie en todo momento, sin apretar. La metemos dentro del zapato en la parte que te quedaba más ajustado y lo metemos en el congelador. Al congelarse el agua aumenta de tamaño, con lo que ayuda a que el zapato de de sí, y la humedad le hace más maleable. Se utilizarán patucos de lana, de al- godón de fibras naturales con el fin de no provocar fricciones para que no salgan ampollas ni ninguna otra erosión. Atención especial a los pies, incluidos los dedos. Manipulación no controlada. Hay que ponérselo nada más sacarlo del congelador para que se adapte al pie y coja la forma deseada. Papel de periódico: Otro truco para ensanchar un zapato es darle crema hidratante por dentro y meter bolas de papel de periódico humedecidas hasta que el zapato esté bien lleno y se dejan así un par de días antes de ponérselo o hasta que nos los vayamos a poner. Agua o alcohol: Se trata de humedecer con agua (mejor caliente) o alcohol la zona del zapato que nos roza y ponerlo hasta que se seque y se haya dado un poco de sí.

Este truco sólo vale con zapatos de piel pero hay que tener mucho cuidado porque si es una piel muy porosa, el agua o el alcohol pueden dejar marca. También podemos recurrir a unos sprays especiales que venden en las zapaterías para ablandar los zapatos y adaptarlos a cada pie. Por su particular construcción, el calcetín diseñado para diabéticos permite una total adaptación al contorno del pie sin apretarlo en ningún momento, a pesar de que éste aumente de tamaño. Problema 2. La sequedad de la piel que muchos pacientes diabéticos presentan, y que se manifiesta con descamaciones, rugosidades, callosidades y grietas, puede prevenirse y eliminarse con la utilización diaria de cremas, aceites o lociones hidratantes. El fabricante Gassol, con más de 100 años de experiencia, ha hecho suyo este problema y se ha preocupado en analizar con médicos y especialistas todos aquellos factores que intervienen en las lesiones de los pies.

Para que esto sea así, debemos seleccionar con detenimiento los calcetines que pueden proporcionarnos dicha protección y evitar la tentación de ponernos cualquier prenda que se encuentre a nuestro alcance. Una vez tengamos claro que vamos a hacer ejercicio –el médico nos ha dicho que no hay ninguna contraindicación–, conviene echar un vistazo a nuestros pies Debemos buscar calcetines que garanticen la protección de nuestros pies y cuyo diseño sea el adecuado para el cuidado y protección del pie del diabético, incorporando materias y características que reduzcan y eviten los problemas que se presentan en el pie de la persona con diabetes.

Seguidamente citamos algunas de las características que debería tener el calcetín que vamos a utilizar. l El calcetín debe ser un elemento protector. No hay que ponerlos nunca en una bolsa hermética o de plás- tico, ya que pueden enmohecerse. Hable con su médico para obtener más información sobre el zapato adecuado para su condición. Toes Wide Busque un zapato con una puntera amplia si usted está esperando para funcionar a pesar de su condición artrítica.

Los calcetines están homologados por la ADC, (Associació de Diabètics de Catalunya) a través de un convenio firmado el 4 de abril con su presidenta Se recomienda elegir materiales sintéticos modificados, como la fibra acrílica, que permite una evaporación de la humedad del pie y lo mantiene fresco y seco durante su uso. Si quisie ras reproducir en la segunda pregunta esta situación deberías recortar sólo la zona del antepi é de la zapatilla, que es la que pondrías en la tabla inclinada. Madrid. Un zapato de charol se limpia simplemente con un trapo húmedo. Toledo. Es la parte más visible y vistosa del calzado. ¿Cuál es el calzado adecuado según la edad? En primer lugar el calzado tendría que ser siempre ligero.

Hay pocas personas entre los mayores de 40 años que no presenten alguna deformidad en esta parte de la anatomía. Dedos martillo Según explica a Infosalus José Manuel Ogalla, presidente del Colegio de Podólogos de Cataluña y profesor de la Universidad de Barcelona, cuando los dedos de los pies sufren deformidades en las que se luxan las articulaciones de las falanges por causas biomecánicas que originan problemas de la musculatura del pie al pisar, la falange proximal se verticaliza y hace que el dedo se ponga en garra. «El problema empieza en el segundo dedo y se extiende al resto. Hoy en día los hacen de forma que se puedan usar con casi todo tipo de zapatos y sandalias y hasta con almohadillado para aliviar las zonas que más se sobrecargan. Además de proteger hacen que, al contrario de lo que puede parecer, el pie vaya más fresco porque absorben la humedad y el sudor. Plantillas de silicona o servilletas de papel Las medias plantillas de silicona para el talón hacen que éste se eleve y el zapato deje de rozar aunque si estamos en la calle, notamos que nos roza el zapato y no tenemos dónde comprar plantillas, unas cuantas servilletas de papel bien dobladitas colocadas en el talón tiene el mismo efecto y siempre podremos encontrar servilletas de papel en cualquier bar.

Hidratar los pies Al igual que hay que preparar el calzado, nuestros pies no deben ser menos, un poco de crema hidratante o vaselina en las zonas más susceptibles de sufrir el roce del zapato ayuda a que el pie esté preparado Los cuidados en los pies para las personas diabéticas Las personas con diabetes son propensas a tener problemas en los pies debido a que las complicaciones de esta enfermedad pueden ocasionar daño a los vasos sanguíneos y los nervios.

El pie del diabético tiene tendencia a hincharse durante el día, por lo que precisa un calcetín que permita este aumento del pie sin causar presión. La mala circulación y la pérdida de sensibilidad en los pies pueden favorecer que se hagan heridas más fácilmente en los pies y que las lesiones tarden mucho tiempo en curarse. Para prevenir estas lesiones, es muy importante que las personas con diabetes realicen un adecuado cuidado de sus pies y eviten los factores de riesgo, como el tabaco y el alcohol, y realicen ejercicio controlado diariamente.

El pie nota una sensación de protección, fruto de la carencia de elastómeros que aprieten, y también aprecia el bienestar que acompaña a la calidez de la fibra “Duraspun” que lo envuelve y protege. Otro aspecto destacado en la elección del calcetín es el tipo de materia en que está fabricado. Si le es posible, no dude en introducir hormas en cada uno: la piel se secará mejor y volverá a su forma original. Cuidado y conservación del calzado Si los zapatos de ante están sucios de polvo o tierra, elimínela con el cepillo metálico para “ante”, y sacúdalos para que suelten definitivamente la suciedad. Su médico o un entrenador personal puede ayudar a adaptarse a su pie para un zapato para correr bien acolchado que no perderá su forma y promover el movimiento adecuado de las articulaciones. Una revisión biomecánica, un estudio de la marcha, el examen de las presiones que sufre el dedo, si el antepié prona o supina o el análisis de las cargas en las cabezas metatarsales pueden determinar cómo actuar", señala.

Tratamiento y soluciones Si el dedo aún se puede estirar a su posición normal, se pueden realizar tratamientos conservadores para limitar la luxación, rigidez o deformidad del dedo como soportes plantares u órtesis de silicona para enderezar o frenar la desviación. Por ello es necesario tomar precauciones con el calzado y los calcetines o medias para poder tener una mejor calidad de vida. Efecto llagado: Aunque su presencia no está generalizada en todas las personas con diabetes, el llagado también es un problema que puede aparecer en el pie diabético. Es muy importante secar bien los pies después del baño, sobre todo en los espacios entre los dedos. Es recomendable escoger un tipo de calcetín con un grosor que permita proteger el pie y no efectúe presión ni sobre el pie ni en los dedos. l Materia del calcetín. En casa es preferible tenerlos en un armario de madera, con buena ventilación. Efecto retención de líquidos: Clara tendencia a la retención de líquidos, lo que produce una hinchazón.

Tobillos, pies y articulaciones internas del pie pueden inflamarse debido a la artritis, lo que lleva a un movimiento no natural en el pie que puede amplificarse en un zapato para correr holgada. Tenemos que pensar que son pacientes con poco movimiento en el pie, con una marcha rígida, y con poca movilidad en los dedos, ya que muchos de ellos, por no decir la mayoría, van vendados. Para preservar toda la suavidad de la piel y evitar que los poros se cierren, es esencial un mantenimiento regular.

Con altura para no comprimir en la zona digital, y con espacio suficiente para poder mover los dedos dentro del zapato. Puntera: redondeada, cuadrada y sobre todo, amplia y con altura, ya que la mayoría de pacientes de EB van vendados para no comprimir toda la zona metatarsal y digital. Profesores: Lugar, material que traer y resultados : ¿Dónde se realiza? En el laboratorio. Es decir está hecha la tabla suponiendo el cálculo de la fuerza de rozamiento se hace para ti estando apoyado en superficie plana en la que es tu peso la fuerza normal.

Muchas de estas materias ya incorporan en su estructura o tratamiento agentes antibactericidas que refuerzan su protección frente a estos agentes. Costuras interiores. Así ha desarrollado las soluciones técnicas que han permitido aliviar los síntomas más relevantes. Problema 1. La tecnología de fabricación de ambos calcetines es la misma, variando el grueso del hilo utilizado y la tecnología aplicada en la fabricación del tejido de la planta del pie.

Tener este espacio extra en su zapato ayudará a limitar el roce del dedo del pie durante el movimiento atlético. La higiene de los pies es imprescindible para evitar cualquier tipo de lesión en zonas cutáneas, a menudo ya deterioradas o con baja resistencia ante cualquier tipo de agresión. Como si de nuestros propios pies se tratara, hay que frotar hasta que la crema quede bien impregnada. Horma: Si vemos que el zapato es muy estrecho y es probable que acabe haciéndonos daño, mejor es prevenir que lamentar y si lo llevamos al zapatero, éste tiene un aparato llamado horma, donde se introducen los zapatos durante varios días para ir abriéndolos a lo ancho.

Congelador: Si nos hemos dejado llevar y, al final, hemos comprado el zapato un poco estrecho, lo primero que podemos hacer es llenar una bolsa de las que venden para congelar alimentos y llenarla de agua hasta la mitad y cerrarla bien. No la utilice entremedio de los dedos. Use una piedra pómez o una lima de cartón para limar suavemente los callos y callosidades. La elección del calcetín puede tener una gran influencia para evitar lesiones en pies, incluidos los dedos. Los calcetines no deben tener refuerzos o costuras en su parte interior, para evitar que se produzcan rozaduras, que pudieran derivar en llagas. l Calcetines que no compriman. Al mismo tiempo, este calcetín incorpora un tratamiento antibacteriológico que actúa como defensa. Problema 3. Pero muchos pacientes le dan más importancia a su valor estético que a sus objetivos funcionales.

Corte o material del corte: Es la parte del calzado que va unida a la base y que realmente cubre o “abraza” todo el pie. En la práctica de la fuerza de rozamiento, en la casilla donde pone peso (N),¿ sólo tienes que multiplicar tu peso y la gravedad? En cada casilla puedes elegir entre poner t odo tu peso (para apoyo monopodal) o la mitad de tu peso (para apoyo bipodal), en el que suponemos que el peso lo tienes repartido entre los 2 pies.

Zapatos con relleno añadido en el talón pueden ayudar a compensar este malestar, que le permite ejecutar más tiempo. Custom Fitting Haga que sus zapatos ajustados por un profesional. Este efecto queda eliminado al usar la fibra “Duraspun”, ya que al incorporar microfibra en su estructura, permite la eliminación de este problema, manteniendo siempre los pies secos. ¿Qué calcetín debo usar en invierno o en verano? ¿Son los mismos? Existen calcetines para uso en invierno y otros más finos, para uso en los meses de primavera y verano. ¡¡Atención!! Extreme las precauciones en este caso para no quemarse. Deje que se seque el ante, sin exponer al sol.

Cepille bien el ante con el cepillo especial de cerdas metálicas. Si se mojan sus zapatos de ante, séquelos en la sombra, sin exponer al calor, y a continuación, para que no se deformen introduzca hormas o pernitos en ellos. Algunas manchas pueden borrarse con una goma de borrar limpia.

La piel de charol Las pieles de charol no necesitan nutrición ya que su su- perficie es impermeable. Gassol, fabricante de medias y calcetines desde 1895, y pionero en el desarrollo de productos y técnicas de fabricación, ofrece bajo la marca CANNON este calcetín en versión hombre y mujer, con diversas líneas de uso (verano, invierno, sport). No deben utilizarse ligas. .Las personas con diabetes deben acudir al podólogo de forma periódica para revisarse los pies SE DEBE PRESTAR ATENCIÓN ESPECIAL A: Lesiones entre los dedos. Durezas en la planta del pie. Callosidades en los dedos o entre los dedos. Grietas. Ampollas. Zonas con cambios de coloración. Heridas o úlceras. Uñas encarnadas.

La fuerza de rozamiento tiene dirección tangencial a las superficies que entran en contacto y sentido contrario a la fuerza que intenta mover una de las superficies sobre la otra. Estos elementos podrían rozar contra sus pies y provocarle ampollas o úlceras. Cuando nos referimos a los calcetines, esta prenda tan corriente y a menudo olvidada, resulta que su función es muy importante cuando buscamos el confort y la protección del pie. El exceso de presión en un punto determinado del pie puede ocasio- nar una hiperqueratosis (dureza) y si esa hiperqueratosis se forma en un punto óseo, puede formarse un heloma 1 . Hay que lavar todo el pie, sin olvidar las áreas localizadas debajo y entre los dedos. l Utilización de jabones. Muchas personas con diabetes pueden sufrir afectación de los nervios periféricos. Los zapatos deben tener espacio suficiente entre ellos. La alteración del sistema nervioso, los problemas de circulación y las infecciones, pueden causar serias alteraciones en los pies.

Sin un control adecuado de la diabetes, los problemas de los pies pueden llegar a complicarse y agravarse. La alteración del sistema nervioso se puede manifestar con la pérdida de la sensibilidad en los pies y, como consecuencia de esta alteración, la persona con diabetes puede no sentir el calor, los golpes o el dolor. Emplearemos preparados de lanolina o vaselina para hidratar la piel y sustancias anti- sépticas (povidona yodada) o polvos absorbentes, si presenta bromohidrosis (sudoración excesiva con mal olor). Las uñas de los dedos se deben cortar rectas y nunca apura- das, dejar una pequeña distancia de aproximadamente 1 mm hasta el lecho ungueal y limarlas posteriormente. Tenga al menos dos pares de zapatos para que pueda alternar los pares día por medio. l Revise el interior del calzado todos los días para controlar que no haya ciertos elementos, como gravilla o partes descosidas, dentro del zapato. Las plantillas correctoras tan sólo las puede realizar un técnico ortopeda o un podólogo.

La artritis es una enfermedad dolorosa y debilitante que puede afectar las articulaciones en casi cualquier parte de su cuerpo, incluyendo sus pies. Evitar el contacto con el pavimento o con la arena caliente. l Informar de inmediato al médico en caso de ulceraciones, cambios y/o signos de infección. También se denomina sudoración fétida. Las partes más importantes del calzado Es muy útil conocer bien las partes del zapato, para saber identificar un calzado adecuado o inadecuado. Así si el ensayo lo quieres ll evar a la fase de impulsión de la carrera deberías hacerlo de la siguiente manera: - Durante la impulsión empujas con la zapatilla hacia atrás y mientras no venzas la fuerza máxima de rozamiento estático no resbalas.

Se debe informar de todas las ampollas, contusiones, heridas, ulceraciones o áreas de enrojecimiento. l Visitar a un podólogo cuando hay problemas en los pies o para remover callos y partes duras; nunca se debe tratar de hacerlo con tratamientos comerciales de venta libre. l La obesidad puede impedir que la persona esté físicamente capacitada para revisarse los pies, por lo que puede ser necesaria la ayuda de un familiar, vecino o enfermera para realizar esta importante revisión. Una buena combinación entre el calzado y la elección del calcetín, garantiza un mayor bienestar y protección de los pies.

¿Debo tratarlos en el lavado de una manera especial? Se recomienda el lavado a mano en agua fría, separando los colores más oscuros. En caso de existir lesión o alteración, se deberá acudir inmediatamente al podólogo y aplicarse algún antiséptico tópico de uso común incoloro. Suele presentars e sobre todo en las palmas de las manos, plantas de los pies y axilas. (3) Bromhidrosis: Olor fétido de la piel, debido a alteraciones de las glándulas sudoríparas. Al calzarnos, como parte de nuestra evolución social, los dedos de los pies quedan como en una caja. La hiperqueratosis (fig. Estas prestaciones son muy importantes porque por un lado evitan la presión constante a la que se vería sometido el pie a lo largo del día con otro tipo de calcetín y, por otro, estamos evitando cualquier tipo de rozaduras, que podrían ser el principio de una herida.

¿Qué ocurre con estos calcetines si se me hinchan los pies? La fibra que se utiliza, “Duraspun”, acrílico modificado, facilita una adaptación de forma permanente. Las personas con diabetes deben usar siempre calzado y evitar caminar descalzos. Y probarse los dos zapatos, ya que siempre hay diferencias entre un pie y el otro, y coger la talla que mejor se adapte. Medias plantillas: Como suele muy común que un pie sea más pequeño que otro, es preferible comprar el zapato que se adapte al pie más grande y luego podemos usar una media plantilla para ajustar el otro zapato al pie más pequeño. Crema hidratante: Aplicando un poco de crema de manos o corporal dentro, en los bordes y costuras del zapato, especialmente los de piel que son más duros, ayuda a que se reblandezcan y se adapten mejor a nuestro pie.

El niño en esta edad no camina, por lo que la función del calzado será resguardar los pies del frío, la humedad o las posibles lesiones. Con los zapatos, usar siempre medias o calcetines. TEXTO REDACCIÓN El pie diabético es una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes. En este gráfico hemos señalado las principales: Preandantes (0-1.5 meses). En el caso de utilizar cordones, la len- güeta tiene que ser acorchada para evitar roces. Cambrillón: Metálico, para evitar que el calzado se deforme con facilidad y evitar torsiones. La plantilla que va incorporada en el calzado tiene que tener un cierto grosor para amortiguar el impacto y que proporcione confort al pie. Esa fuerza tiene sentido hacia delante. Hay que aprender a cuidar nuestros pies porque nos dan servicio para trasladarnos de un sitio a otro, caminar o correr», señala el podólogo. Sus recomendaciones pasan por llegar a casa, descalzarse y realizar un lavado de pies tras la jornada diaria para luego hacer ejercicios con los pies, abriendo y cerrando los dedos y coger con ellos una canica, un lápiz o arrugar una toalla, prácticas que deberían ser cotidianas para el cuidado de esta parte de nuestra anatomía.

Aquellas personas con enfermedades sistémicas como la diabetes o la enfermedad vascular periférica deberían ser especialmente cuidadosos con sus pies ya que estas patologías podrían dar lugar a complicaciones más graves. «El pie es una parte muy sensible del organismo que nos da mucha información sobre nuestro entorno y no lo usamos, lo colocamos dentro de un zapato, una media, un calcetín y como no los vemos, no los cuidamos como sucede con otras partes del cuerpo más visibles como cara o manos», concluye Ogalla para quien es clave que dediquemos algo de tiempo a diario a poner una crema hidratante y revisar su estado Con el buen tiempo llega el momento de sacar del armario esos zapatos y sandalias de verano tan bonitos que nos compramos el año pasado o estrenar las últimas novedades con las que nos hemos hecho este año pero seguro que la idea de nos hagan rozaduras nos hace pasar un mal rato incluso antes de que nos los hayamos puesto.

Pero las rozaduras son evitables, hay algunos trucos muy sencillos que ayudan a evitar que se produzcan y que podamos disfrutar de nuestros zapatos nuevos sin sufrir porque, aunque hayamos echado un cargamento de tiritas en el bolso, no conseguiremos nada ya que las tiritas ni evitan ni alivian el dolor más allá de los primeros momentos cuando están recién puestecitas pero en cuanto damos un paso se despegan y van colgando por el borde del zapato o se arrugan y se cuelan dentro. Talla correcta: Aunque puede parecer obvio, el número de zapato que usamos no tiene porqué ser siempre el mismo, dependerá de cada fabricante así que es muy importante probarse bien el zapato, que los dedos no lleguen a tocar la punta del zapato. General- mente, se deben a una hiperpresión del calzado o a un corte de uñas incorrecto. Uñas hipertróficas u omnicogrifósicas : con un crecimiento desmesurado, alcanzan formas grotescas, y provocan dolor y malestar.

Omnicomicosis : tiñas o cándidas. Todas estas alteraciones dejan su marca acumulativa en los pies del anciano, en forma de una amplia morbilidad y disca- pacidad funcional con disminución de la actividad, del bienes- tar, el dolor y de la calidad de vida. Valoración y examen El pie normal o equilibrado en el anciano debe caracterizarse por: – No presentar ninguna prominencia ósea destacada. – El peso debe distribuirse uniformemente en la cara plan- tar, el talón y la región metatarsiana. – Los dedos deben ser rectos y paralelos entre sí. – El talón debe estar en posición neutra. – El movimiento articular no debe estar limitado. Para realizar una buena valoración de los pies del anciano en el domicilio, debemos realizar un examen exhaustivo en el que se incluirá: – Valoración de estilo de vida: ambiente, nivel económico, grado de actividad. – Valoración de las deformidades estructurales del pie y los dedos. – Examen dermatológico: lesiones hiperqueratósicas, micosis, úlceras, uñas: hipertrofia, uña encarnada...

Examen vascular: cambios tróficos, temperatura del pie y dedos, pulso pedio y tibial posterior, relleno capilar, vari- ces o edemas, úlceras. – Examen neurológico: movilidad activa y pasiva, crepita- ción, dolor. – Postura en bipedestación y marcha del paciente, si es posible. – Tipo y estilo de calzado. – Grado de higiene. – Repercusiones en actividades básicas e instrumentales de la vida diaria. Medidas preventivas Es imprescindible inspeccionar a diario y verificar si hay enrojecimiento, ampollas, cortes, grietas, decoloraciones o alteración en la sensibilidad de los pies del paciente, caso en que se debe consultar con el médico de familia para tratar de encon- trar una solución adecuada al problema. Se pueden prevenir muchos de los problemas importantes mediante una atención apropiada basada en: Higiene La higiene perfecta de los pies no consiste en baños muy fre- cuentes ni prolongados durante el día, sino en lavarlos cada día con agua templada (evitar los baños con agua caliente y los de agua muy fría) y jabón neutro de acción antiséptica, du- rante 5 min.

La elección del calcetín puede tener una gran influencia para evitar lesiones en los pies, incluidos los dedos. Se imponen los zapatos cómodos, de hormas anchas y resistentes (para evitar golpes). l La mejor forma de hacerlo es estando sentado y con buena luz. Este cacho del antepié de la zapatilla lo pondrías mirando hacia arriba. La fibra utilizada evita las quemaduras por frío. Antibacteriológico. Las bases para la ejecución del producto y por tanto las especificaciones que debían cumplir los calcetines, fueron: l Material absorbente, muy suave y que no pudiera producir alergias ni rozaduras, por lo que se eligió fibras de 1,2 dtex, o sea muy finas para que el efecto contacto y suavidad fuese máximo. l Se eligió el tipo de maquina más adecuado que permitiera tejer el calcetín según un estudiado diseño para que no apretase en ninguna parte del pie y al mismo tiempo por su grosor permitiese que se sujetara en la pierna.

Asimismo, debían eliminarse las costuras para evitar la rozadura con los dedos. l En la planta se debía colocarse un tejido afelpado que permitiese un apoyo más mullido. l Y finalmente se requería que el producto recuperara sus condiciones iniciales después del lavado. l Tras varias pruebas de diseño y tejeduría en fábrica en la que participaron tanto médicos como ingenieros textiles, se obtuvo una partida de prototipos en septiembre de 2004 que se empezaron a ensayar entre personas diabéticas llevando un minucioso control de las pruebas de aceptación y uso con un grupo de 27 personas de diferentes edades y tipos de vida. l Los resultados no pudieron ser más satisfactorios ya que todos los participantes afirmaron encontrarse mucho mejor con el uso de estos calcetines. The excess of pressure on any given point can cause a hardness (hyper- keratosis) and if the hyperkeratosis appears on a bony area, a helom can form. En el calcetín de verano, la tecnología usada en el tejido de la planta del pie, evita un calentamiento excesivo de éste.

Empresas como New Balance y Saucony oferta zapatos con una variedad de diferentes anchos para acomodar su condición. Tacones acolchados Busque un zapato con el apoyo y el relleno en su talón. El secado debe realizarse mediante contacto con una toalla suave, evitando la fricción para no erosionar la piel. l Hidratación de la piel. De ahí la importancia de un calzado adecuado. Las medias y calcetines deben ser de algodón, hilo o lana; de tamaño adecuado; sin costuras, ni remiendos, ni dobleces; ni demasiado holgados, ni demasiado estrechos. Si ya ha tenido problemas con zapatos que no le quedaban bien, quizá podría plantearse ir adonde le hagan zapatos a su medida. l Compre el calzado nuevo al final del día, cuando sus pies estén algo hinchados.

Las zonas de roce y de presión excesiva pueden provocar la aparición de hiperqueratosis (durezas) que, unidas a problemas de apoyo, ausencia de sensibilidad o trastornos de circulación. Los podólogos subrayan la importancia de escoger un calzado que se adapte a nuestros pies, y no a la inversa La circulación de la sangre en los pies disminuye con la edad y también como consecuencia de un mal control de la diabetes. La elección del calcetín puede tener una gran influencia para evitar lesiones en pies incluidos los dedos. No obstante, las pruebas realizadas en centros asistenciales y residencias de la tercera edad, han confirmado la viabilidad de utilizar el lavado a máquina hasta una temperatura máxima de 40º, sin que ello altere en absoluto las prestaciones de la prenda. ¿Qué sensaciones tendré cuando los use? La sensación primera es de descanso y de que no aprietan, es decir, de comodidad.

LA EMPRESA DISPONE DE UNA LÍNEA PENSADA EXCLUSIVAMENTE PARA EL CUIDADO DE LOS PIES DE LAS PERSONAS CON DIABETES. “Hay unos calcetines que contribuyen a mejorar el cuidado de los pies diabéticos” ¿Por qué debo usar estos calcetines? Las personas diabéticas tienen un riesgo más elevado de padecer algunos de los síntomas que acompañan a los problemas cardiovasculares, como son la pérdida de sensibilidad y la aparición de heridas y/o llagas.

El traumatismo debido al calzado es el desencadenante más frecuente de las lesiones en los pies. Ahora nuestro interés es hablar del tema de los calcetines y de su contribución para mejorar la movilidad y el cuidado de los pies de los que sufren molestias en ellos. En el desarrollo de este producto especifico, se tuvieron en cuenta los diferentes factores que intervienen y se consideraron los últimos avances en tecnología para su desarrollo. Se recomienda que un podólogo supervise periódicamente los pies de estos pacientes. Se deben evitar situaciones que puedan suponer una dismi- nución de flujo sanguíneo hacia los pies: la presión y el frío tienen, por lo general, el mismo efecto en los pies, con la re- ducción del flujo sanguíneo, por lo que tendremos especial cuidado con el uso de medias elásticas y calcetines demasia- dos apretados.

En la cama, especialmente en los pacientes diabéticos inmovilizados, no deberán colocarse nunca bolsas de agua caliente en las piernas ni en los pies, ni mantas o aparatos eléctricos de calor concentrado, a fin de evitar quemaduras, por lo que se recomienda calentar previamente la cama. En caso de incapacidad para realizar esta revisión, algún familiar o cuidador deberá ser quien examine los pies. Enfoque individualizado Algunos expertos creen que las personas con diabetes deberían recibir una educación individualizada, más allá de las grandes indicaciones generales. El calzado además no siempre es anatómicamente correcto, los músculos lumbricales e interóseos del pie pierden su tono muscular al no trabajar, lo que lleva a que en la estructura ósea haya más o menos tracciones. Los músculos de los pies se pueden asemejar a las cuerdas de una marioneta, son antagonistas, si se tira más de un lado el contrapuesto se ve afectado, esto hace que se deformen de forma simétrica al perder el tono y el ejercicio muscular que deberían tener.

A no ser que se haya producido un traumatismo directo, es un proceso que se desencadena a partir de la mediana edad, a partir de los 40 años, cuando de forma progresiva puede comenzar la deformación con una subluxación del dedo que es corregible. Muchas de estas materias ya incorporan en su estructura o tratamiento agentes antibactericidas que refuerzan su protección frente a estos agentes. l Costuras interiores. Después de echar el spray hay que ponerse los zapatos con calcetines durante media hora como mínimo para que cedan. Usarlos antes para andar por casa: Si nos hemos comprado unos zapatos para una ocasión especial, además de probar otros trucos, también es fundamental usarlos algunos días antes para andar con ellos por casa.

Compre su calzado por la tarde, cuando los pies estén más hinchados. No dejar los pies en el agua más de cinco minutos, por el riesgo de maceración, sobre todo a nivel interdigital (entre los dedos). Si queda excesivamen- te amplio, provocará fricciones innecesarias y traumatismos que llevan consigo la formación de ampollas. No dude en consultarle ante cualquier problema. El Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos recomienda: l Lavado diario de los pies en agua tibia. El objetivo es que su difusión y comercialización en toda España, contribuya a fomentar las buenas praxis en el cuidado de los pies diabéticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario